miércoles, 27 de agosto de 2014

Kunsthall Trondheim



Silje Figenschou Thoresen at Kunsthall Trondheim
Silje Figenschou Thoresen, from the series These Present Things, 2013. Installation.

Silje Figenschou Thoresen
Present Stability

August 28–October 5, 2014
Opening: August 28, 7pm
Kunsthall Trondheim
Dronningens gate 28
7011 Trondheim
Norway
Hours: Tuesday–Sunday 11am–4pm

miércoles, 13 de agosto de 2014

Barcelona - Venecia, ida y vuelta


Las fotografías relativas de Aurea Gonzales, junto a la silla que seleccionó. 

¿Por qué una silla dentro de un museo es una obra de arte, mientras que en la calle es tan sólo eso, una silla? Aurea Gonzales, ecuatoriana en paro, con 45 años muy bien llevados, cuatro hijos y cinco nietos, se formuló la pregunta, una de las cuestiones clave del arte a partir del conceptual, cuando la llevaron al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) para elegir una obra que formaría parte del proyecto del Pabellón de Cataluña en la Bienal de Venecia 2013. Titulada 25%,el porcentaje de parados en Cataluña, la propuesta de Francesc Torres y Mercedes Álvarez, bajo la batuta de Jordi Balló, se concibió con la voluntad de visibilizar la lacra del desempleo a través de ocho personas, representativas de un amplio espectro de la población en paro.
La exposición formada por las fotografías de Torres y los vídeos de Álvarez, juntos con la pieza de la colección del Macba elegida por cada parado más un objeto personal que le valiera la consideración de una obra de arte, se presenta hasta el 27 de julio en el Palau de la Virreina de Barcelona con un montaje, por necesidades logísticas, más fragmentado, pero muy logrado. El único elemento añadido es un vídeo, que inmortaliza las reacciones de los ocho durante su visita al Pabellón veneciano, al verse convertidos en protagonistas de un proyecto artístico.
Un año después su perplejidad permanece y siguen sin entender bien que relación hay, si la hay, entre arte y paro. “La verdad que yo no le veo la relación. Nunca había entrado en el Macba y el arte contemporáneo me sorprendió, de hecho sigue sorprendiéndome, por eso elegí el ladrillo de Jaume Xifra”, revela Pedro González, que llegó al proyecto a través de Comisiones Obreras.
“El arte contemporáneo no desprende lo que, por ejemplo, Las Meninas.De ahí que la reflexión sobre el valor del arte, el valor de uso y el valor de cambio, así como la legitimación y solemnidad que otorga el espacio del museo, fueran elementos centrales, mientras que la sorpresa fue el sentimiento predominante. En los vídeos intento reflejar estas distorsiones”, indica Álvarez, que en su carrera de cineasta, antes de esta experiencia, no se había enfrentado nunca a un espacio museal.
Desgraciadamente no sólo perduran las dudas, sino también el paro: la inclusión en una muestra de arte no les abrió las puertas de la fama y ni siquiera de un trabajo digno. Todos siguen con sus vidas y el único que ha conservado de cierta forma una relación con el mundo del arte es Kheraba Drame, personalidad destacada de la comunidad africana de Cataluña, que actualmente participa en un proyecto de Nuria Güell, producido por el Macba. “Valió la pena. El arte nos enseñó un camino desconocido, nos mostró nuevas vías para desarrollar”, concluye Alejandro Roldán, un ex metalmecánico que quedó fascinado por los cortes limpios de una escultura de Jorge Oteiza. Como Aurea Gonzales, también Roldan vive en L’Hospitalet, cuyo centro de arte Tecla Sala se barajó como opción descentralizada, quizás más coherente con un proyecto de estas características, aunque finalmente se tuvo que conformar con acoger el programa de actividades paralelas.

domingo, 10 de agosto de 2014

Exposición de Ai Weiwei bate récord de visitas en Berlín



  • La exposición del artista chino y crítico con el régimen Ai Weiwei en Berlín cierra con récord de visitas. Foto Archivo

Berlín, Alemania.- La exposición del artista chino y crítico con el régimen Ai Weiwei en Berlín cierra con récord de visitas: unas 240,000 personas se pasaron por el Martin Gropius Bau, una cifra jamás alcanzada antes en la exposición de un único artista, informó hoy el director del museo, Gereon Sievernich, en el capital alemana.
"Lamentamos especialmente que las autoridades chinas no hayan permitido a Ai Weiwei acudir a su propia exposición", dijo Sievernich. "Jamás había vivido algo así.
Desde hace tres años Ai Weiwei no puede salir de China por su postura crítica contra el gobierno.
Para la exposición que concluyó el domingo el artista chino elaboró varias obras de gran formato, entre ellas una instalación con 6,000 taburetes ideada para el patio del museo.
Ahora las piezas de las exposición permanecerán en Europa y por el momento serán almacenadas, dijo Sievernich. La última exposición en el Gropius Bau con una afluencia extraordinaria de visitantes fue la dedicada a la pintora mexicana Frida Kahlo, que tuvo 235,000 visitas.

jueves, 7 de agosto de 2014

Discover the Watermill Center This Weekend


Photo: Nicholas Hunt/PatrickMcMullan.com

Artistic director Robert Wilson’s “Portraits of Lady Gaga” will also be on display (see artnet News report). The 23 video portraits were shot in 2013 and premiered at the Louvre, marking an unprecedented collaboration between the premiere cultural institution, a contemporary artist, and a pop icon. The portraits are heavily influenced by several pieces in the Louvre’s permanent collection, including Jacques-Louis David’s The Death of Marat. The exhibition at the Watermill, which will remain until September 14, marks their first time being shown in the US.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Artist Sinks Boat for Underwater Installation



Simon Faithfull's "Brioney Victoria" starts its trip to the ocean floor Photo: Simon Faithfull via the Independent
Simon Faithfull’s “Brioney Victoria” starts its trip to the ocean floor
Photo: Simon Faithfull via the Independent
British, Berlin-based artist Simon Faithfull set his boat on fire off the coast of Dorset in Southwest England on Monday, letting it sink to the ocean floor, the Independent reports. The boat, the Brioney Victoria, will now become a basis for an artificial coral reef as part of a trio of UK exhibitions by the artist, including the Brighton Photo Biennial.
Using cameras both above and below water, Faithfull filmed the boat’s demise and will continue to stream its new life underwater over the next year to the exhibitions in Brighton, Calais, and Caen and via an app.
“Rather poignantly it took longer for the boat to sink that we thought. Now it is beginning the slow journey of becoming a reef,” Faithfull told theIndependent. “A whole ecosystem will grow around the vessel soon. We’ll see plants starting to grow and fish swimming through the apertures. Something which was part of our world until today has now entered a different realm and is starting a new life. The whole process will take years.”
Faithfull purchased the Brioney Victoria on eBay and had initially planned to sink it in Brighton but was thwarted by maritime restrictions, according to the paper. He subsequently consulted with various conservation authorities and joined forces with the Wreck to Reef organization which is attempting to restore reefs off the Dorset coast.

'Beyond Time -William Turnbull' Trailer

domingo, 3 de agosto de 2014

Bi€iMAD


El nuevo sistema BiciMad instalado en Madrid, no ofrece un servicio público de bicicletas para el uso cotidiano de los madrileños, sino un reclamo turístico más.
El modelo de BiciMAD siempre conlleva un gasto mínimo para el usuario de 50 céntimos, algo que no ocurre en otros modelos de bici pública como Sevilla, Barcelona, Zaragoza, Gijón, Miami o París.

"Con ese cobro mínimo que plantea BiciMAD, si quieres usar sus bicicletas como medio de transporte para ir al trabajo, eso te costaría: 25€ de la cuota anual más (tomando el mínimo: usas la bici menos de 30 minutos) 20 días x 11 meses x 2 veces (ida y vuelta) x 0,5€ = 220€, con lo que pagarías al año por el uso de las bicis municipales para ir a trabajar un mínimo de 245€.
En Sevilla, hacer lo mismo te costaría sólo 33€ al año. En Barcelona 47€, Zaragoza 36€, Valencia 27€ y en París 29€ (ó 19€ si eres menor de 26 años), y en Quito o Gijón es gratis".

The new system installed in MadridBiciMad, not offer a public bicycle service for everyday use of Madrid, it´s a tourist attraction
BiciMAD model always involves minimal expense to the user, 50 centswhich does not happen in other models of public bike like Sevilla, Barcelona, Zaragoza, Oviedo,Miami and Paris. 

"With this minimum charge posed BiciMADif you use their bikes as transportationfor go to workit would cost 25  annual share + (taking the minimum: I the bike isless than 30 minutes) 20 days x 11 months x 2 times (round trip) x 0,5  = 220 ,with what you would pay per year for municipal use bikes to get to work a minimumof 245 
In Sevillado the same would cost only 33  a year. In Barcelona € 47€ 36Zaragoza, Valencia and Paris € 27 € 29 (or 19  if you are under 26 years) in Quito orGijón is free. "

viernes, 1 de agosto de 2014

Ai Weiwei



Dropping a Han Dynasty Urn, 1995-2009, y Colored Vases, 2007-2010.


Ai Weiwei nació en 1957, en Beijing, cuando Mao ya había proclamado la República Popular China. Su padre, el poeta Ai Quing, fue perseguido por el régimen que cuestionaba su lealtad al partido y condenado a limpiar letrinas en la región de Xinjiang. Esta experiencia marcaría profundamente la vida y la obra del artista, que desarrollaría un espíritu crítico hacia la política de su país.En estas últimas décadas el mundo se ha asombrado ante el extraordinario desarrollo de la economía de China, un gigante que parecía dormido pero que a partir de los noventa experimentó un crecimiento acelerado que lo puso entre las economías más avanzadas del planeta.
Asimismo, en el arte China ha tenido una evolución sorprendente, con artistas que sin dejar su tradición, han adoptado las técnicas y movimientos occidentales para expresarse y, muchas veces, criticar la política de su país. A este tipo de artistas pertenece Ai Weiwei.
Y fue precisamente la desilusión que le provocaba la China socialista lo que lo llevó a viajar a América en 1981, llegando a Berkely, California, para luego instalarse en Nueva York, donde quedaría fuertemente impactado con la obra de Duchamp, Jasper Johns y Andy Warhol, además de percatarse de la libertad de expresión que tenían los artistas en Occidente y la posibilidad de experimentar con nuevos lenguajes y técnicas, lo que devino en su adopción del arte conceptual como medio de expresión.
En 1983 Ai Weiwei regresó a China apremiado por la enfermedad de su padre y emprendió una serie de obras renovadoras y críticas que lo pusieron en entredicho con las autoridades de su país, que no dudaron en censurar su obra.
Transgredir toda norma
Weiwei es un ejemplo de lo que está sucediendo en el arte chino contemporáneo. Los artistas de este país se enfrentaron a dos grandes retos: el de superar el arte socialista de la China de Mao, cargado de propaganda política y, por otro lado, el de conservar la tradición de un arte ancestral, transformándolo cuidadosamente para, sin perder la identidad de esta tradición, poder generar un arte que, enraizado en el pasado, logre una identidad propia ante el peligro de la occidentalización promovida por la globalización.
Este romper con la tradición, pero a su vez, partir de ella, le ha hecho crear obras como el tríptico fotográfico de 1995 Drooping a Han Dynasty Urn, donde se registró dejando caer una antigua urna de cerámica, con lo que puso en entredicho el valor que le da Occidente a las antigüedades en general y a las chinas en particular. De hecho esta obra provocadora ha levantado mucha controversia en el mundo, ya que hay gente que se ha sentido ofendida con la destrucción de esta pieza de cerca de dos mil años de antigüedad y valorada por algunos en un millón de dólares. ¿Será que Ai cuestiona el consumismo occidental, el principio de autoridad, la historia misma..? Esto se ha vuelto más complicado de lo que parece.
Un año antes, en 1994 había realizado otra obra provocadora: pintó otra urna de la dinastía Han con el logotipo de Coca-Cola, simbolizando quizá la occidentalización de la cultura, o criticando a esa China de capitalismo rampante pero de gobierno autoritario que habla de una economía socialista de mercado. Para otros, los puristas, su trabajo es vandalismo puro.
La obra fue adquirida por el coleccionista suizo Uli Saigg, quien en 2012, en una postura casi idéntica a la de Ai en el perfomance de 1995, rompió la Urna Coca-Cola, pieza central de su colección para crear un nuevo tríptico fotográfico de la mano del artista suizo Manuel Salvisberg.
Y fue precisamente Uli Sagg, embajador suizo en China y coleccionista de su obra, quien lo recomiendaría para su trabajo más ambicioso: participar como asesor artístico en el diseño del Estadio Olímpico de Beiging, mejor conocido como “nido de pájaro”, construido para los juegos de Beijing 2008, por los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron.
Crítica y represión
En Weiwei, su arte se ha establecido como una voz de protesta contra la censura y el autoritarismo del gobierno Chino. Aprovechando las redes sociales en 2010, creó en internet un audio, donde se escuchaban los nombres de más de cinco mil niños fallecidos en el sismo de 2008, acaecido en la provincia de Sichuan, donde las escuelas en las que estaban no cumplían con los mínimos requisitos de seguridad en la construcción.
Inmediatamente, el blog fue eliminado, el artista fue arrestado y golpeado. Estas continuas críticas al gobierno provocaron que se le arrestara nuevamente en noviembre del 2010, al anunciar una cena de celebración, para denunciar la destrucción de su estudio en Shanghái, debido a su 'ilegalidad', cuando hacia sólo dos años que, según Ai, las autoridades responsables del suburbio de Jiading, lo habían invitado a participar con su estudio en la creación de un nuevo barrio artístico.
En 2011 fue detenido en el aeropuerto de Beiging, por supuesta evasión de impuestos y encerrado durante 81 días, en una pequeña celda, vigilado continuamente. Para su liberación, el artista tuvo que firmar un documento donde reconocía su deuda con el fisco.
No obstante su activismo político, la riqueza de los significados de su obra y su posición crítica, ha hecho que algunos de los grandes museos y galerías de arte contemporáneo del mundo occidental, le hayan reconocido como uno de las figuras más importantes del arte actual.
En 2010 la Tate Gallery de Londres, recibió una de las instalaciones más fascinantes del artista: Las pipas de girasol. Cien millones de semillas de girasol, hechas de porcelana, pintadas y realizadas por mil 600 artesanos, durante dos años, llenaron la Sala de Turbinas del prestigios museo. La experiencia, multisensorial, cautivó a los visitantes del museo que caminaban por sobre ellas, se tiraban, las aventaban, como si de una playa se tratara.
Weiwei ha señalado que estas pipas, le traen recuerdos de la Revolución Cultural, donde en los carteles propagandísticos, se representaba a Mao como un sol, mientras el pueblo eran los girasoles que lo seguían. Sin embargo, para el artista alimentarse de las semillas, le recordaban la amistad y la camaradería, en un tiempo de extrema pobreza y represión. Ante el éxito de la instalación la Tate Gallery, compró ocho de los cien millones de pipas de girasol.
Una voz que no calla
Weiwei es pues, un artista que ha sabido utilizar su arte para despertar conciencia y llamar la atención del mundo.
Las represiones sufridas en su país de origen (el artista permanece todavía sin pasaporte, sin permiso para salir hacia el extranjero y vigilado constantemente por las autoridades) no le han impedido seguir presentando su obra en foros internacionales, como la Bienal de Venecia, donde en 2013 causó revelo con una instalación, que recrea su encarcelamiento en claustrofóbicos espacios, continuamente vigilado, aun en el baño.
Wei Wei no se retracta de su denuncia y a pesar de todo, firme en su posición crítica, sigue presentando en su obra temas salidos de su realidad. Occidente lo celebra y lo defiende, no han sido pocos los museos y mandatarios que han pedido a China que lo exonere.
Pero más allá de esa simpatía y el peso de sus acciones y compromiso, existe en la obra de Weiwei, un discurso y una estética poderosa e inclusive, como en las semillas de girasol, una poesía sutil que lo hacen universal.

BLANCA ORAA MOYUA